“The Web is Us”

La frase con la que titulo esta entrada es la que puede resumir el vídeo Web 2.0 The Machine is Us, de Michael Wesch. De forma gráfica nos presenta la evolución que ha sufrido el lenguaje, antes considerado unidireccional pero que con la web y sus lenguajes, ha cambiado drásticamente. Hace especial hincapié en el cambio del lenguaje de HTML al XML. La principal diferencia entre ambos es que este último separa “contenido” y “forma”, lo que permite una mayor variedad y flexibilidad en la web. Estos lenguajes han permitido un concepto revolucionario en el lenguaje: el hipertexto. Acuñado por Theodore H. Nelson, éste mismo lo definía así:

La presentación de información como una Red de nodos enlazados a través de los cuales los lectores pueden navegar libremente en forma no lineal. […] Permite la ampliación de la información en forma casi ilimitada y crea múltiples rutas de lectura.

O lo que es lo mismo, el fin del lenguaje unidireccional. En la web podermos comenzar a leer un artículo y seguir un link que nos lleve, el cual a su vez nos llevara a otro más, y así de manera infinita. Podemos, por tanto, decir que la web 2.0 traspasa las fronteras y rompe los límites del lenguaje tradicional, actualizándose a las nuevas necesidades de sus usuarios y permitiendo una mayor interacción entre los contenidos.

Por otra parte, Merlo-Vega nos presenta en su artículo Las diez claves de la Web Social un decálogo de ideas sobre las web participativa que concuerdan bastante con lo que he dicho un poco más arriba y en la entrada anterior al dar mi visión particular sobre este mundo. Veamos estas claves una por una:

  • El navegador como herramienta: Ya, al hablar de HTML y XML utilicé la expresión “evolución”. Pues bien, la web 2.0 en su conjunto es una evolución de la Web 1.0 o web estática. No la cambia, sino que la dota de un carácter mucho más flexible e inmediato.
  • La cooperación como método: La web social es web distribuída. La filosofía del código libre está calando de manera cada vez mayor entre los usuarios que comprende que, cooperando, se pueden lograr grandes resultados.
  • La interoperabilidad como fundamento: La normalización de los lenguajes y el uso de protocolos comunes han permitido que la mayoría de la gran multitud de herramientas que configuran este universo pueda trabajar de manera conjunta. Los problemas de “compatibilidad” entre sistemas son, en gran medida, cosa del pasado.
  • La sencillez como pauta: Decía Albert Einstein que “no entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela“. Pues bien, las redes sociales no solo la podemos explicar con facilidad sino que nuestras abuelas son capaces de usarlas. No hace falta ser experto para tener Facebook o para escribir un blog de ganchillo.
  • El etiquetado como sistema: Ligado al concepto de compartir, las etiquetas nos permiten ordenar nuestra información, encontrar lo que buscamos e incluir información sobre la propia información.
  • La participación como principio: O cómo el concepto de “compartir” está indiscutiblemente ligado a esta nueva web social.
  • La variedad como realización: Ya lo comenté en el post anterior: la inmesia variedad de la web social es una de sus mejores bazas.
  • La personalización como posibilidad: Continuando con la variedad, también comenté el gran grado de personalización que tiene este Internet. Cada usuario utiliza las redes sociales según quiera y necesite, y ellas se adaptan a cada uno para ofrecer el servicio que se busca.
  • La experiencia como norma: La web no está quieta ni estática. Sigue avanzando y evolucionando a pasos agigantados. Se puede predecir el futuro de la misma, pero siempre habrá algún descubrimiento tecnológico que aplicar y que nos sorprenda en otra dirección.
  • El desinterés como base: Como ya dije en el punto 2, la filosofía del código libre, los software libres, etc, están calando muy hondo en la sociedad. Los cursos y recursos gratuítos para formarte del OpenCourseWare es uno de los mejores ejemplos.

Dibujo

Anuncios

Una respuesta a ““The Web is Us”

  1. Interesante la mención a Nelson (se agradece no olvidar los orígenes). Sobre el desinterés, revisa algunas de las entradas de tus compañeros, y los comentarios a continuación. Quizá te ofrezcan una perspectiva algo distinta (e interesante)…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s